Reports

Expresso reportaje

15-11-2020, Guayaquil.
15-11-2020, Guayaquil

Encuentro de Arte y lujo , Madrid


«El arte nos ayuda a la trascendencia y hay creaciones que sabes desde el primer momento que son una obra de arte. Eso fue lo que me pasó cuando vi los zapatos de Jackie. Luego está el lujo, asimilable al valor, no al precio; el valor que da la artesanía, a través de la que ella une dos culturas, la española y la de Ecuador», destacó Charo Izquierdo. Arte y cultura que son «puentes entre Europa y América», señaló Armijos; mientras la artesanía es, según Raúl Marina, «lo que te diferencia. La moda es un ejercicio de identidad. Aplicado a los accesorios, se trata de hacer objetos deseables», Una opinión compartida por Jacqueline, que terminados sus estudios se trasladó a Elda: «Allí viví año y medio, en contacto con la fábrica, trabajando con artesanos de los alrededores y de pueblos de Ecuador para encontrar lo mejor. Tenía claro que iba a trabajar el diseño, la belleza, el detalle, pero también el confort. España tiene un tesoro natural, que es la artesanía y transmite la esencia del lujo», explica Jacqueline. Un concepto que, recordó Enrique Valero, «ha cambiado. Ahora se busca la exclusividad, la autenticidad. A los españoles todavía nos falta creernos que hacemos las cosas muy bien». Y Jacqueline Moncayo es una firma española.

Jacquelina Moncayo combina artesanía y lujo en el diseño de su colección de calzado | Pablo Paniagua

Moncayo Madrid. Arte y lujo en los zapatos

Arte, historia, tradición y moda se fusionan como elementos que dan lugar a la esencia de Moncayo Madrid, zapatos exclusivos, atemporales y de lujo, que emulan verdaderas joyas. 

Redacción: Cosas. Fotos: Pablo Rodríguez

La intención declarada y a la vez sutil de sus creadoras es la de llevar el arte al calzado, que la cliente sienta que lleva algo muy especial, que va más allá de un simple par de zapatos.

La marca nació de la amistad y cercanía de Jackie Moncayo y Adriana Cobo. Jackie, que se especializó en Madrid en diseño de zapatos, invitó a Adriana para participar en este proyecto, cuya planificación tomó casi dos años y vio la luz hace uno. La complejidad de adaptar técnicas artesanales ancestrales, logrando absoluta comodidad es esencial en una propuesta de zapatos,  además del branding y estructuración de la marca.

“Incursionar con éxito en la industria del calzado requiere mucho tiempo e inversión en ajustes, hormas, calces, mil pruebas, un milímetro que se mueve y hay que volver a ajustar todo”, indica Adriana. Sin embargo, admite que los zapatos son un tema fetiche de las mujeres, “todas los adoramos y es un impulso de compra más rápido, el mercado de la moda en general es difícil y hacer marca más, pero el tener un producto tan especial, ayuda mucho”, afirma. 

Exaltando técnicas artesanales 

La propuesta de Moncayo Madrid utiliza técnicas artesanales españolas que en la época de la colonia se trajeron a Ecuador. La habilidad de los artesanos locales ha mantenido vivas dichas técnicas y son las que estas dos creadoras aplican a los tacones y a ciertas piezas del zapato.

Las más relevantes son –según Adriana y Jackie- el tallado de madera en los tacones y el recubrimiento de pan de oro; también el repujado en láminas de plata inspirado en el trabajo de metal de las armaduras medievales y el troquelado en láminas de nácar, inspirado en  los estucados del Alhambra de Granada.

Diseñadoras de Jacqueline Moncayo